leyenda2016

La nueva serie de Netflix y Marvel tiene todos los elementos correctos pero presentados de una muy mala forma.

Danny Rand (Finn Jones), regresa a la ciudad de Nueva York, luego de haber tenido un accidente aéreo hace 15 años que hizo que su familia perdiera la vida. Durante ese tiempo el huérfano estuvo al cuidado de unos monjes que lo entrenaron para ser protector de un místico lugar llamado K’un L’un como el Inmortal Iron Fist, el arma viviente. Sin embargo, su regreso no es nada fácil, ya que lo llevará a luchar por su presente enterrado en el pasado, deberá ganar la confianza de los que alguna vez fueron sus amigos, recuperar lo que le corresponde de la compañía que su familia construyó, pero por encima de todo, batallar con la amenaza de una nueva droga que está circulando en la gran manzana.

En una primera temporada, la cual se enfoca en un viaje personal más que en los deberes de un héroe legendario, “Iron Fist” termina sufriendo de muchos valores técnicos y de producción que hacen que estos primeros episodios, pese a tener una decente trama a lo largo de toda la temporada, estén lejos de ser algo memorables. 

Posiblemente una de las quejas más notables que tiene el show, viene de la mano de las coreografías escenas de combate, las cuales realmente deben confiar en la edición para ser rescatadas y puedan ser aceptables. Pero si tomamos en cuenta que el personaje es un maestro en Kung Fu, esta pifia de producción resulta muy reprobable (y más si se comprara con lo logrado en las dos temporadas de “Daredevil”). 

Adicionalmente, el show se siente, pese a tener muchas referencias al Universo Cinematográfico de Marvel, es muy ajeno al género de superhéroes o inclusive al de vigilantes, si queremos ser más específicos. Y si a eso le sumamos que Danny Rand nunca se convierte en Iron Fist realmente, esta primera temporada termina teniendo más puntos en contra que a favor.

Otro valor de producción que destaca (aparte de la ya mencionada edición), es la música de Trevor Morris, que busca refugio en elementos de electrónica en una enorme parte de las piezas y que resulta un algo fresco dentro de las producciones de Marvel y Netflix, aunque difícilmente logra opacar al jazz de la música de “Jessica Jones” o al mash-up Hip-Hop/Ennio Morricone de “Luke Cage”.

En papel, estos primeros 13 episodios de “Iron Fist” lo tienen todo: intriga corporativa, drama personal, personajes con super poderes, artes marciales y hasta algo de romance. Sin embargo, la forma en la que todo es presentado disminuye de manera el impacto en el valor de entretenimiento, haciendo que esta temporada se sienta floja y poco emocionante.

La Cueva Reseña: 25

Más artículos...