leyenda2016

Este nuevo filme es la prueba de que existen preguntas que deberían permanecer sin respuesta.

Cuando en 2012 Ridley Scott nos presentó “Prometheus", muchos de los fanáticos de la saga Alien terminaron con sentimientos encontrados, pues a pesar de marcar el regreso de Scott a la saga después de 33 años, carecía de muchos (por no decir todos) los elementos que convirtieron a la cinta de 1979 en un clásico del sci-fi. Ahora con “Alien: Covenant”, seguramente la respuesta de los fanáticos será mucho menos polarizada, pues el filme se acerca mucho más a la fórmula original, pero con todos aquellos elementos introducidos hace un lustro.

“Alien: Covenant”, al igual que el resto de las películas de la serie, comienza con un viaje intergaláctico cuyo objetivo es dar pie a la misión de colonización más grande en la historia de la humanidad; sin embargo, un evento inesperado despierta abruptamente a la tripulación de la nave antes de alcanzar su destino, pero justo a tiempo para recibir una transmisión desconocida, la cual proviene de un planeta habitable y convenientemente más cerca que aquel que se tenía como destino originalmente, es decir “demasiado bueno para ser verdad”.

Si bien la trama de la película depende de ciertas decisiones “cuestionables”, por no llamarlas estúpidas, por parte de la tripulación del Covenant para avanzar (como explorar un planeta desconocido sin siquiera un triste cubre bocas), una vez que lo hace los fanáticos de la serie comenzarán a encontrarse en terrenos conocidos y ampliamente explorados en la cintas anteriores; es decir, ambientes cerrados, persecuciones, disparos, maquinaria pesada, sangre corrosiva y aquel anhelado momento en que “elfacehugger” hace su triunfal primera aparición.

Pero “Alien: Covenant” no sólo cumple con los requerimientos de los fanáticos originales de la saga (aquellos que quedaron inconformes ante la ausencia de xenomórfos en “Prometheus"), sino que también cubre las expectativas de quienes se sumaron a la saga apenas en 2012, pues comienza a responder varias de las interrogantes planteadas en “Prometheus", a la vez que plantea otras tantas nuevas que seguramente serán respondidas en “Alien: Awakening”.

En cuanto a la actuación, es Michael Fassbender (Walter/David) quien se roba la película por encima de Katherine Waterston (Daniels), quien falla miserablemente en su intento por recibir la estafeta de Noomi Rapace (Elizabeth Shaw), ya no digamos la actuación de Sigourney Weaver (Ellen Ripley).

Hace casi un siglo H.P. Lovecraft descubrió que la raza humana no es sino un pequeño grano de arena en el universo y que el verdadero horror se oculta fuera de este mundo. Si bien la saga original ya había ayudado a soportar esta idea, “Prometheus" y “Covenant” la llevan a otro nivel mucho más cercano al plantearnos un posible escenario a dos de las preguntas más añejas de la humanidad, ¿estamos solos en el universo? y ¿de dónde venimos?

Por cierto, antes de disfrutar de “Alien: Covenant” vale la pena darle un vistazo a “The Crossing”, el prólogo que nos muestra lo sucedido con Elizabeth Shaw y David tras el final de “Prometheus".

Para ver “The Crossing” da click.

La Cueva califica: 

Más artículos...