leyenda2016

Una vez el director Stanley Kubrick dijo: “El hecho más terrorífico del universo no es que éste sea hostil, sino que es indiferente” y Life lo representa tan claramente.

Clasificada como una película de ciencia ficción y un poco de horror, pero desde cierto punto de vista es factible a ser algo natural.

Un grupo de astronautas se encuentran orbitando el planeta Tierra desde su estación espacial en la que esperan recibir un suministro con muestras orgánicas del planeta Marte. Una vez puesta en marcha, el estudio de las muestras se encuentran con una célula inerte, la cuál después de ser expuesta a distintas condiciones climáticas vuelve a tener vida. Esta empieza a crecer y a convertirse en un organismo pluricelular, el cual es todo musculoso y todo cerebro. Pero cuando se dan cuenta, este nuevo organismo viviente usa todo su sistema para aprender y pensar, y lo más importante un instinto natural que es el de sobrevivir.

La cinta se centra en la primera interacción con un organismo de un planeta distinto y su percepción distinta con el ser humano. Aunque la premisa sea tan sencilla da el empuje para desarrollar el híbrido de horror y darle un sentido creíble a la naturaleza en esa situación. Una decisión importante en los personajes es que son provenientes de varias partes del mundo y cada uno de ellos piensa de forma distinta a sus conveniencias para esta misión, siendo los detonantes a problemas en el transcurso de la película y darle frescura a esta.

Life cuenta con dos actores reconocidos como Jake Gyllenhall y Ryan Reynolds, acompañados de un cast mediano poco conocido que logran actuaciones solidas para el género.

Los efectos especiales es uno de sus elementos más importantes a lo largo de toda la película ya que de inicio a fin están en gravedad cero y plantea un escenario más complejo y con más posibilidades, el cual logran resolver de forma muy inteligente.

Todo luce grandioso en el filme, pero está se encuentra con un mismo bache que ella misma se puso. Life tiene un grandísimo parentesco a una cinta de 38 años atrás llamada “Alien” de Ridley Scott. No se presentan las mismas situaciones, pero tiene una gran similitud con la película de ciencia ficción de 1979. Lo curioso de esto es que se podría considerar un refrito muy bien elaborado o un ejercicio de tributo aquella película que revolucionó el cine híbrido de ciencia ficción/horror.

La Cueva califica: 

Más artículos...