leyenda2016

“Manchester by the Sea” es una película que expone como una situación delicada puede traer sucesos del pasado y dar una oportunidad más, el caso es si la tomas o no.

Lee (Casey Affleck) es un plomero que vive sólo y recibe la noticia de que su hermano ha muerto y en el testamento le pide que cuide de su hijo Patrick (Lucas Hedges). Esto detona un repaso y resurgimiento de acontecimientos que afectaron duramente en la vida de Lee y llevarlo a como es ahora.

Esta cinta marcha como un slowfilm no sólo en su argumento, también en su narrativa y en la fotografía. Esto le da un toque de una cinta de una calidad alta en su argumento. No es fácil de digerirla por su prolongación y argumento, pero representa fielmente como es vivir uno de esos episodios y la manera en que lo experimenta una persona como Lee. El desenlace no llega a la altura del resto de la película, pero es aceptable al complementar la conclusión en la historia y también en una metáfora. Eso le da un valor de una apreciación distinta a la película después de verla.

Las actuaciones funcionan de una forma totalmente de acuerdo al ambiente que genera la película, pero Casey Affleck se apropia de su papel y hace sentir cada momento que vive su personaje.

La fotografía se da sus lujos en el slowfilm junto con el score, para hacer una buena armonía al crear secuencias pequeñas y cotidianas que complementan el filme.

“Manchester by the Sea” es una inmersión en el sentir de una persona que ha perdido todo y el suceso de la muerte de su hermano es la oportunidad de repasar sus vivencias y como recapacitarlas. La duda es después de tanto daño, ¿lo cambiarías?

La Cueva califica: 

Más artículos...