leyenda2016

El octavo filme de Quentin Tarantino llega a las pantallas de México en una cinta que muchos esperan pero que podrá defraudar a algunos.

“Los Ocho Más Odiados” nos involucra en las misiones de dos caza-recompensas el Mayor Marquis Warren (Samuel L. Jackson), un hombre de color retirado de la división de caballería; y John Ruth (Kurt Russell), quienes llevan a como prisionera a Daisy Domergue (Jennifer Jason Leigh), para cobrar una jugosa cantidad de dinero  en un pueblo llamado Red Rock. Pero una fuerte tormenta de nieve les obliga a quedarse en una posada con otros 5 desconocidos. Es ahí dónde empezará un enfrentamiento de enigmas, dudas, enfrentamientos y paranoia entre estos sujetos que los llevará a mostrar sus oscuros pasados y sus metas sin importar los obstáculos.

Para los que ya están familiarizados con el estilo de “spaghetti western” que emplea Tarantino en sus películas, este será un “tributo”, “reciclaje” y “uso de técnicas” en la cinematografía en una compilación de 3 horas de duración con su acostumbrada violencia, y lenguaje vulgar explícito. La manera de dividir en capítulos el largometraje, acompañado de una narración descriptiva a la trama vuelve más dinámica la película y darle mayor peso a ciertas secuencias en su género. A diferencia de sus otras cintas, esta es la que produce más giros y misterios en los personajes a lo largo de esta misma. Aunque no se percibe alguna novedad o algo fresco por parte de Tarantino.

El argumento, la trama, y el desarrollo en las películas de este director son sumamente importantes, pero algo en lo que destaca brillantemente es la genialidad de crear personajes tan complejos y con expresiones sobresalientes. Tarantino nos presenta sus nuevos personajes con características totalmente distintas que destacan sus respectivos propósitos y con una gran ambición. Las actuaciones en el filme son bastante solidas, principalmente en el caso de Kurt Russell, Samuel L. Jackson y Jennifer Jason Leigh, quien inclusive recibió una nominación a los Óscares, que es sin duda el hilo conductor de toda la película.

Algo que también es muy notable es cómo Tarantino vuelve a repetir una narrativa visual espectacular como siempre lo ha hecho. Y para esta cinta es necesario resaltar que esta fue filmada en muy poco usual (en la actualidad) formato de película de 70mm, y esta es reconocida por su desempeño con una nominación a los premios por Mejor Cinematografía en manos del legendario Robert Richardson.

Otro de los puntos cruciales de esta cinta es su música. ¿Qué sería de un spaghetti western sin su banda sonora? Y sin duda Tarantino en esta película buscó al hombre indicado: Ennio Morricone, quien  demuestra sus enormes capacidades, logrando atraparnos desde principio a fin y darle intensidad a momentos climáticos a la película; y de paso demostrando porque es uno de los más grandes compositores del cine.

“Los Ocho Más Odiados” se aleja mucho de las referencias del cine clásico y toma un estilo mezclado de “Pulp Fiction”, “Reservoir Dogs” y “Django Unchained” que no luce mal, pero sigue siendo el mismo Tarantino repetitivo y poco innovador. 

La Cueva Califica: 

 

Más artículos...